Educar a niños amables

La mayoría de los niños sienten naturalmente preocupación y afecto por los animales, pero aprenden la crueldad de la sociedad y a menudo pierden de vista su compasión. A través de la educación, Evolución espera garantizar un futuro en el que los animales, el medio ambiente y las personas reciban un trato amable.

– Basado en «Raising Kind Kids» de PETA

Vivir y enseñar la Regla de Oro

«No hagas a los demás lo que no quieres que te hagan a ti»

Actividades para hacer con tus hijos:

  • Plante flores y arbustos para las mariposas y otros animales silvestres
  • Aprovecha cualquier oportunidad para recoger botellas, latas, anillas de plástico y cualquier basura que pueda matar aves, tortugas, delfines u otros animales.
  • Con supervisión, involúcralos en actividades con tus mascotas
  • Lee libros a tus hijos y enséñales vídeos que retraten a los animales como individuos únicos y sensibles, como: Platero y yo, La bella negra, Bambi, La dama y el vagabundo, 101 dálmatas, Los perros también van al cielo.
  • Ven a Evolution Sanctuary y hazte voluntario para ayudar a los animales sin hogar
  • ¡Adopte! No compre animales.

Invite a sus hijos a extender su compasión a los demás

  • A veces pequeños animales entran en nuestras casas, ayúdales con delicadeza.
  • Evite comentarios, incluso en broma, como «odio a los gatos» o «malditas zarigüeyas».
  • No permitas que utilicen rifles u otras armas para hacer daño a los animales; recuerda que el animal que se mata para tu disfrute sufre mucho y muere injustamente.

Los niños a los que se enseña a mostrar bondad y misericordia hacia los animales crecen siendo más justos, amables y considerados en sus relaciones con los demás.

Pero sólo son niños…

Los estudios indican que los niños que cometen un solo acto de maltrato hacia los animales son propensos a cometer otros actos de violencia. Las escuelas, los padres, las comunidades y las autoridades que hacen pasar el maltrato animal por un delito menor están ignorando una bomba de relojería.

Si observa que su hijo hiere o mata deliberadamente a un animal, no lo deje pasar. Aunque el acto parezca inocente, aislado o un caso de exploración, tómese el tiempo necesario para hablar con su hijo y explicarle por qué no debe repetirse. Los niños que hacen daño repetidamente a los animales necesitan el apoyo de un psicólogo.

¿Por qué los niños se vuelven violentos?

En cualquier parte del mundo es fácil encontrar ejemplos de violencia y Mérida no es una excepción. Cuando vemos crecer a nuestros hijos, son testigos de innumerables ejemplos de violencia en sus vidas, ya sea en películas, videojuegos, en el patio de recreo o, Dios no lo quiera, en casa. La violencia no es menos importante cuando se trata de animales: ver a los adultos tratar mal a los animales les da ejemplo de lo que es un comportamiento aceptable. ¿Qué ejemplos da a sus hijos en materia de violencia?

«Estoy totalmente en contra de la violencia hacia las mujeres y los niños… sólo era cuestión de tiempo que comprendiera que la violencia hacia los animales también provenía de la misma fuente: La idea de que podíamos abusar de los más débiles sin el menor respeto». – Laura Flores, Actriz

Según el FBI, la Asociación Americana de Psiquiatría y organizaciones benéficas infantiles, las personas que hacen daño a los animales pueden acabar dirigiendo su violencia hacia los humanos. Psicólogos y psiquiatras indican que la crueldad hacia los animales es uno de los síntomas que preceden a los trastornos de conducta que presentan quienes cometen actos de violencia doméstica, abusos sexuales, asesinatos, etc. La mayoría de estos estudios son internacionales, pero a pesar de su escasa o nula difusión, en Mérida el grado de abandono y maltrato animal es muy elevado: aproximadamente 5.000 perros mueren cada mes por causas no naturales.

Tenemos dos opciones: esperar a llegar a los extremos que dieron lugar a tales investigaciones o actuar ahora a nivel preventivo y correctivo. Los expertos coinciden en que los niños que hieren y matan animales sin consecuencias nunca aprenden a empatizar con el sufrimiento ajeno. Sin este sentimiento, es fácil tratar a los animales como si fueran objetos insensibles. Entonces les resulta difícil comprender que están actuando mal o sentir el sufrimiento que han causado. Enseñar amabilidad y respeto por los animales es el primer paso para enseñar a los niños a identificarse con los sentimientos y necesidades de los demás.

¿Cómo enseñarles a identificarse con otros seres vivos?

Los niños se identifican de forma natural con los animales y, puesto que estos seres vivos son como nosotros, podemos utilizar nuestras interacciones con ellos para enseñar a los niños cómo comportarse con otras personas. Para enseñarles a respetar la vida en cualquiera de sus formas, debemos incorporar a nuestra vida cotidiana acciones sencillas encaminadas a promover valores como la honestidad, la consideración, el compromiso y la protección hacia cualquier persona, sea humana o no, sin discriminar por sus características físicas. Cada especie y cada ser.

Enseñar la bondad con el ejemplo

Enseña a tus hijos la compasión y la capacidad de identificarse con otros seres vivos:

  • No golpear a los animales
  • Enseñe a su hijo a valorar la vida de los animales
  • Ten paciencia con tus mascotas, asegúrate de que llevan identificación, esterilízalas para evitar que tengan cachorros no deseados y vigila su alimentación.
  • Demuestre a su mascota que es uno más de la familia, pase tiempo con ella, juegue y sáquela a pasear.