Programa de adopción Canadiense

La compasión no tiene fronteras. Sabemos que todos los perros merecen tener un hogar al que llamar suyo, y aunque esperamos que todos los perros de nuestro refugio sean adoptados localmente, sabemos que su espera suele ser demasiado larga. Por eso nos hemos asociado con algunos refugios increíbles en Ontario, Canadá, para trasladar a nuestros pekes a donde sabemos que encontrarán rápidamente familias cariñosas que les darán la vida que siempre soñamos que tendrían.

Contáctanos

Perros a Canadá

Años consecutivos

Vuelos a Canadá

Preguntas frecuentes sobre el programa de Canadá

¿Si veo un perro que quiero adoptar, me lo enviarán?

Sí, pero no directamente. Aunque no realizamos adopciones privadas en Canadá, en Ontario tenemos muchos refugios de buena reputación con los que podemos trabajar para conseguir que te envíen el cachorro del que te has enamorado. Acércate a
clarksonjane@gmail.com
para más información.

¿Cuál es el proceso de envío de un perro a Canadá?

No es fácil llevar un perro a Canadá, pero seguimos mejorando y facilitando el proceso cada vez que lo hacemos. En general, los perros se eligen unos meses antes del viaje. Los perros se someten a una investigación exhaustiva que incluye un análisis de sangre completo y un chequeo veterinario para garantizar que están sanos. Se les trata de cualquier enfermedad menor, como la Ehrlichia (véase más abajo para más detalles sobre la Ehrlichia), y se les administran todas sus vacunas y tratamientos preventivos contra pulgas y garrapatas. Unos días antes de su vuelo se les traslada a un centro externo donde se les mima con un baño, tiempo de juego y se les coloca un collar y una chaqueta (que necesitarán en Canadá). El día del vuelo, se les pone de dos en dos y se les lleva al aeropuerto de Cancún, donde un voluntario acompañante de vuelo los registra para el vuelo y los hace pasar el control de seguridad. Una vez que el avión aterriza en Ontario, el voluntario los recoge en la recogida de equipajes y los lleva a la inspección secundaria, donde se les autoriza a entrar en Canadá. A continuación, el voluntario los entrega nuestros socios de rescate en Ontario.

¿Cuánto cuesta enviar un perro a Canadá?

Realmente depende del perro, pero en general estos costos siguen aumentando cada año. En promedio, enviar un perro a Canadá cuesta entre $400 y $500 CAD. Este costo incluye revisiones veterinarias, análisis de sangre, todas las vacunas, tratamiento para prevención de pulgas y garrapatas, esterilización/castración, medicamentos, peajes, gasolina, tasas de aduana y costos de vuelo.

¿Qué es la Ehrlichia?

La ehrlichia es una enfermedad transmitida por la garrapata café del perro. Es bastante común en México, pero también se da en Estados Unidos y Canadá. La ehrlichia puede causar muchos problemas a los perros, sobre todo si no se detecta durante mucho tiempo, pero la forma más común de detectarla es una pérdida de peso inexplicable o un corte o herida que no deja de sangrar. La ehrlichia también se detecta mediante análisis de sangre y se puede tratar con un ciclo de medicación de 30 días. Habla con tu veterinario si crees que tu perro puede tener Ehrlichia. Los humanos no pueden contraer la Ehrlichia de su perro, ni es contagiosa de perro a perro. Para más información, visite: https://vcahospitals.com/know-your-pet/ehrlichiosis-in-dogs

¿Por qué envían perros a Canadá cuando este país tiene perros propios en los refugios?

Colaboramos estrechamente con los refugios de Ontario para asegurarnos que disponen del espacio y la capacidad necesarios para acoger a nuestros perros. Nunca enviamos perros a Canadá cuando los refugios están llenos o tienen dificultades. Por lo general, nuestros perros son adoptados rápidamente en Canadá, algunos de los cuales habrían tenido pocas o ninguna oportunidad de ser adoptados en México y habrían terminado sus vidas en nuestro refugio sin llegar a tener una familia propia.

Historia de éxito de un perro

«En diciembre de 2013 adoptamos a «Picheto», un encanto de perro de 3 años de Evolución. Desde su primer día con nosotros, se sintió cómodo y pareció entender que este era su hogar. Fue realmente asombroso verle aprender sobre la vida y el clima Canadienses. Con el tiempo se acostumbró a la televisión, pero nunca se acostumbró del todo a las escaleras, que siempre subía al revés. Picheto se ganó el corazón de nuestra familia y amigos (humanos y caninos), siendo una presencia tranquila y pacífica allá donde fuera. Por desgracia, después de 9 años increíbles nos dejó con la misma fuerza que esperábamos de él. Le encantaba su hermana (Simcoe, también de México), los paseos en coche y estar con su gente. Realmente enriqueció nuestras vidas con su alma dulce, agradecida y bobalicona, y le estaremos eternamente agradecidos por haberle tenido en nuestras vidas.

Sólo unos días después de que Picheto nos dejara, Simcoe echaba tanto de menos a su mejor amigo que su comportamiento estaba completamente fuera de lo normal, y nos pusimos en contacto con Evolucion para ver si podían ayudarnos a encontrarle un nuevo hermano. Jane fue increíble y envió un vídeo de un dulce niño del refugio que llegaría a Canadá en las próximas semanas.

En cuanto supimos que Simcoe y Emilio se aprobaban mutuamente, se vino a casa con nosotros de inmediato. De nuevo, fue increíble ver cómo aprendía a correr a toda velocidad, a descifrar las puertas de cristal (sin saber muy bien lo que está abierto o cerrado) y a sentirse seguro con nosotros. Lo tenemos desde hace poco más de un año, y decir que este perro es dulce no le hace justicia. Es una máquina del amor: se acurruca con cualquiera y le encanta correr y jugar con Simcoe, siempre con una sonrisa bobalicona en la cara.

Nuestra experiencia con estos perros ha sido tan hermosa e impactante. Hemos visitado el refugio dos veces y está claro que, aunque siempre hacen falta recursos para mantener a sus más de 300 perros, no faltan el amor, el respeto y la amabilidad hacia estos animales. Estamos eternamente agradecidos con Silvia, Jane, Arturo y al resto del equipo de Evolución que se toman el tiempo y la energía para salvar a estos dulces perros.»